Debes saber que ya estoy muerto

En tu cintura
descansando en la curva de tu cadera
descolgándose por tu pecho
balanceándome
entre el miedo y la aventura.

Y arriba, como luceros,
el brillo de tus ojos
el negro de tu noche
la luna de tu nariz.

He llegado a tu boca
me he parado en tu lengua
he respirado tu aliento
me he bañado en la miel de tus besos.

Embriagado me he caído
al abismo de tus pensamientos
allí, me veo a mi mismo,
me despierto.

 

– Gigante –

Tal vez Dios si jugo a los dados, pacientemente espero a ver el resultado, intencionalmente planto el tiempo, apareció la gravedad, luego observo como se creaba la luz, surgió la vida, pero para los vivos no era suficiente con desplazarse, se asombró cuando la vida creo conciencia y se regocijo aun más.

– –

La brisa me acaricia
ha traído el recuerdo de tu pelo,
y el olor a limoncillo,
a naranjo y campo fresco.

De tus labios frescos bebí el néctar
en tus ojos yo vi en cielo
con tus besos me embriagaba
la oscuridad caía sobre mi
estaba ciego,
perdido contigo, sin miedo.

– –

“Hay quienes quieren tener mucho dinero, otros anhelan tener mas poder, mi mayor más deseo es hacer cada día más grande mi lista de reproducción”. -Antol


– –

Debían caminar sin saber por qué volaban recuerdos sin sentido en al niebla parecen perdidos sus labios de fuego se posaban sobre él estallaba la supernova en se momento solo en ese momento no había calor ni frio

Estábamos de prisa,
no por el tiempo,
sino por la espera…


– –
1 of 6
123456